jueves, 1 de mayo de 2008

EL DIA DEL TRABAJADOR,
el día de mi viejo.

Hoy es el día del trabajador. Eso ya lo sabés, y seguramente también sabés porqué se festeja en esta fecha. Teniendo en cuenta esto Carlín no te va a dar cháchara con lo mismo.
Además como este blog es reflejo de mi corazón y mi corazón es reflejo de mi vida, hoy, en este día quiero recordar a quien me enseñó a amar el trabajo. A quien me enseñó que el trabajo es dignificante, a quien trabajó desde muy chiquito vendiendo diarios en su pueblo natal Patricios. A quien trabajo toda su vida, a veces con suerte, a veces con no tanta suerte, pero siempre con responsabilidad, con esfuerzo, con compromiso, para darle a su familia el bienestar que el necesitaba sentir que les estaba dando.
Fue "canillita", fue cadete, fue tejedor, fue dueño... fue fletero. Fue mi viejo, mi querido viejo.
Fue todo lo que la vida le dejó ser y trabajó hasta muy grande, desde la madrugada hasta muy entrada la noche. Hasta que un día no pudo hacerlo más y ese día comenzó a envejecer.
Por cada año de inactividad envejeció cinco. Claro, el había nacido para trabajar, y dejar de hacerlo era muy difícil. Tan difícil como dejar de amar a los que lo amábamos, aunque a veces no se lo demostráramos como él lo merecía. Quizás porque así lo aprendimos desde pequeños, cuando las relaciones entre padres e hijos eran más distantes de lo que son hoy.

Por todo eso, hoy que mi viejo, inquieto como siempre, debe estar en el cielo dando vuelta los escarabajos en los parques del paraíso lo recuerdo con el amor que él siempre nos enseño a dar. Mi viejo el mejor ejemplo de la dignidad del trabajo, sobre todo hoy que tanto se manosea este término.

Viejo querido te regalo, te regalamos con Li y Goro, mis hermanos, a vos especialmente y a todos lo trabajadores del mundo este tema que tanto te gustaba y que seguramente escucharás en tu corazón allí donde estás mirándonos y cuidándonos como siempre.

Piero – Mi Viejo
Carlín

6 comentarios:

Viviana dijo...

A esto llamo "Golpe bajo".
Me emocionaste con el recuerdo, tal vez porque de mi padre guardo un sentimiento entrañable y ni se me ocurre escuchar la canción de Piero, ¡ni lo sueñes Carlín!
Es hora de dormir y no voy a ir a la cama llorando.

Graciela dijo...

GOLPE BAJO COMO DICE VIVIANA, SIN LUGAR A DUDAS. PERO QUE BUENO ES RECORDAR A NUESROS "SERES EJEMPLO"
MI VIEJO OTRO GRAN LABURADOR, PASANDO TAMBIEN POR DISTINTAS ACTIVIDADES DESDE MUY CHICO Y AL IGUAL QUE EL TUYO CUANDO ENFERMO POR CADA AÑO DE INACTIVIDAD FUE DESGASTANDOSE MAS QUE LOS AÑOS TRABAJADOS EN TODA SU VIDA. HOY JUNTOS ESTARAN CUIDANDO A SUS FAMILIAS.MI ABUELO, PUCHA QUE HOMBRE!! SE IBA DE CASEROS A PLENO CENTRO "CAMINANDO" CUANDO NO HABIA COLECTIVO NI TRENES POR PAROS,A TRABAJAR. MI ABUELA, EL LAVERRAP DE CASEROS, PORTUGUESA LABURADORA COMO POCAS. DE ELLA APRENDI A SER RESPONSABLE Y DARLE SIEMPRE PARA ADELANTE AUNQUE LA VIDA TE TRATE MAL. MUY BUENOS RECUERDOS CARLIN

Carlín dijo...

ViVi: Lo siento no era mi intención lastimar a nadie con este recuerdo. Solo quería hacerle un homenaje a mi viejo querido, que amaba este tema tanto que siempre me pedía que se lo pase por la radio.
No quiero que te vayas a la cama llorando, quiero que seas feliz. Te mando un beso.

Carlín dijo...

Gra: Como vos decís, es bueno recordar a nuestros seres ejemplo.
Coincido con tus palabras y con el cariño con el que hablás de tus seres queridos, que también fueron en algún momento, mis seres queridos.
Es bueno aunque sea doloroso detenerse a recordarlos, ellos nos dieron mucho y merecen nestro recuerdo emocionado y alegre a la vez.
Te envío un beso y espero te encuentres bien.

Alicia dijo...

Es muy emotivo el tema de Piero. También se me hace un nudo en la garganta al escucharlo. Mi papá fue muy laburador. De lunes a viernes trabajaba en una sastrería del centro (Juven's), parecía un actor de cine. Alto, rubio, de ojos celestes como la banderita argentina (según mi abuela) y usaba traje, corbata y sombrero, que le quedaba bárbaro. Los fines de semana andaba de gaucho, muy bronceado, trabajando en la enorme huerta que había en el fondo de mi casa y arreglando el jardín del frente. Las vecinas decían que nuestra casa era un "vergel". Tiempo después me di cuenta que la casa donde pasé mi primera infancia, era maravillosa.
Gracias, Carlín, por el tema y el recuerdo que me trajo, otra vez.
Alicia

Carlín dijo...

Alicia: Gracias a vos por compartir tan lindos recuerdos en este blog que intenta justamente eso, ser un llamador para despertar viejas historias que duermen en algún lugarcito de nuestro corazón.